jueves, 5 de abril de 2012

Con estilo

El otro Athletic, el de las ligas europeas, sacó a relucir sus mejores costumbres para empatar a 2 con el Schalke 04 y avanzar a semifinales de la Europa League. Si bien en esta ocasión el Athletic echó más mano de lo físico que de lo estético, el pase es lo que cuenta.

El Schalke se fue al frente en el marcador al minuto 28 por conducto de Huntelaar y con eso cobró vida, pero Ibai Gómez emparejó los cartones al minuto 40, 10 minutos después de haber entrado en sustitución de Herrera. El gol cayó en el momento justo para frenar el ímpetu de los alemanes que se estaban creciendo y buscaban afanosamente un milagro.

De cualquier forma, el Schalke se recuperó y mantuvo el cerco sobre el campo del Athletic que tenía que defenderse como podía. Cada vez que el Athletic quería fraguar una ofensiva se topaba con algún alemán presionando y peleando en cada milímetro del campo.

Al salir al segundo tiempo, el Athletic se reorganizó para buscar nuevas rutas y encontrar salidas evitando que el Schalke siga sofocándolos. Esto abrió espacios y al minuto 52, Raúl aprovechó la oportunidad para hacerse presente en el marcador y poner al Schalke arriba 2-1.

Afortunadamente para el Athletic y su público, Susaeta marcó muy pronto, un par de minutos más tarde, el del empate a 2. De nuevo, un gol en el momento más oportuno. Un gol que devolvía el alma al cuerpo del Athletic y que mataba las esperanzas de rebelión del Schalke 04.

El Athletic tuvo el carácter para capear el vendaval y logró avanzar ante un terco e insidioso Schalke 04 que regresa a su tierra con la frene en alto, habiendo puesto sudor y lágrimas en una batalla que, de inicio, se antojaba perdida, pero han vendido cara la derrota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario