jueves, 5 de abril de 2012

En ruta

El Valencia ha atravesado últimamente momentos difíciles. Había comenzado el año de manera muy solvente y, de pronto, en las últimas semanas, se había venido abajo, pero no podía encontrar mejor momento para despertar que este. Hoy ha vencido por 4-0 al AZ Alkmaar para resucitar de sus cenizas y avanzó a semifinales, donde se medirá con el Atlético de Madrid.

El Valencia se fue al frente desde el minuto 15 por conducto de Rami, quien un par de minutos más tarde anotó el segundo para su equipo. Ambos goles fueron en tiros de esquina y con jugadas prefabricadas, de esas que se practican a mitad de semana y que tomaron por sorpresa al AZ para el júbilo del público que se dio cita en Mestalla.

Rami se fajó en serio, no solo anotó un par de goles si no que, también, estuvo muy bien en la defensa central donde marcaba el paso con firmeza. El Valencia sabía bien que no podía aflojar el paso ya que ha tenido cierta experiencia con eso de los regresos últimamente y no quería sorpresas, por lo que mantuvo el ritmo y apretó los dientes.

Al minuto 56, Jordi Alba anotó el tercer gol del Valencia, un gol que le daba tranquilidad para sobrellevar el encuentro. Pablo Hernández cerró la cuenta al minuto 81 con el 4-0, el cual fue, por cierto, de muy buena manufactura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario