martes, 3 de abril de 2012

Picando piedra

México Sub-23 venció 2-1 a la Selección Sub-23 de Honduras para agenciarse el torneo Perolímpico y regresar a casa con el boleto. El partido fue muy disputado y el equipo tricolor tuvo que picar piedra para salir adelante y obtener el trofeo del certamen.

México intentó imponer sus condiciones desde el inicio del partido para evitar lo que le sucedió en el primer encuentro entre ambos en el que el arranque fue de Honduras y tuvieron problemas para sacudirse el dominio. Para sorpresa de muchos, los hondureños también cambiaron la estrategia y prefirieron esperar y romper el juego tricolor en lugar de embestir y dominar como en el primer encuentro.

El partido fue muy entrecortado, con muchas faltas. Los ataques tricolores eran cortados a como diera lugar y si había que recurrir al juego brusco, nadie se tentaba el corazón. Ante esto, el equipo mexicano intentó romper la barrera pero le faltó precisión y no pudo profundizar sus ataques.

Cuando corría el minuto 47, un largo centro al área mexicana encontró libre a Quioto quien, sin marca, anotó con certero testarazo el 1-0 a favor de Honduras, que obligaba así a los mexicanos a remar contra la corriente. El empate cayó al minuto 75 por conducto de Marco Fabián, mediante un disparo potente y angulado.

No hubo para más y el tiempo reglamentario terminó con el partido empatado a un gol por bando. Ya en el tiempo extra, México encontró el gol del triunfo al minuto 116 gracias a Miguel Ponce quien recibió el balón estando completamente solo y definió con calma para darle el triunfo al conjunto tricolor.

Con este duro y complicado triunfo, México obtiene el trofeo que lo acredita como campeón del torneo, por lo que regresa a casa con los dos objetivos cumplidos, boleto y campeonato y, lo que es mejor, de forma invicta. Ahora comenzarán los preparativos para enfrentar los juegos olímpicos de Londres en busca de un buen papel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario