martes, 3 de abril de 2012

Relampagueante

El Bayern de Múnich terminó la obra al vencer de nuevo 2-0 al Olympique de Marsella, esta vez en el Alianz Arena ante 68,000 enloquecidos fanáticos. El Olympique fue valiente y se plantó ante el Bayern de tú a tú, abriendo cartas y desplegando su juego.

Sin miedo, los de Marsella fueron a buscar el partido en el mismo Múnich y ante el público alemán que abarrotó el estadio, intentando dominar el medio campo, algo que ante esta máquina llamada Bayern vale muy poco ya que suelen saltarse las líneas con largos pases y saben muy bien jugar al contragolpe.

Cuando corría apenas el minuto 13, Olic asestó el primer golpe tras un pase de Ribéry en una jugada relampagueante que dejó sin aliento a la defensiva del Marsella, dejando en claro que el Bayern es implacable en cuanto encuentra un hueco.

El ir y venir del partido no intimidó a los alemanes quienes confían plenamente en su gente, saben de su pegada y contundencia ante el arco enemigo y gozan lanzando sus rápidos y relampagueantes contragolpes.

Al minuto 37, Olic anotó de nuevo ahora al rematar un centro de Alaba en otra jugada relampagueante. Está claro, los alemanes tienen la mano pesada y no se puede pestañear ante ellos.

Si bien el Olympique cambió el esquema y continuó intentándolo, les fue imposible romper el muro presentado por los alemanes que terminaron imponiendo su dura pegada y contundencia en el área. La velocidad y certeza del Bayern fue demasiado para el arte e insistencia del Marsella quedando sellada así la llave.

No hay comentarios:

Publicar un comentario