martes, 20 de marzo de 2012

Al rescate del Submarino

El Villarreal comenzó el año soñando con la Champions pero el sueño se ha convertido en pesadilla y ahora lucha por la permanencia en la Liga BBVA española. Hace unos días, el Villarreal perdió ante el Levante debido a un gol anotado en tiempo de reposición en un tiro libre ocasionado por una falta innecesaria.

No era la primera vez que el Villarreal echaba por la borda un partido en los minutos finales por culpa de faltas innecesarias o desatenciones. El entonces técnico del Villarreal, José Francisco Molina declaró a la prensa que "no esperábamos este desenlace, pero el partido estaba para cualquier cosa y lo ha decidido la estrategia". Fueron sus últimas declaraciones ya que unos minutos más tarde, el Club decidió destituirlo.

Antes, en la Jornada 17, el Club había destituido a Juan Carlos Garrido por el pésimo inicio de campaña. Entre ambos, Garrido y Molina, han llevado al Villarreal al 17o puesto de la Liga, con 27 puntos, apenas 3 por arriba de la zona de descenso en donde se encuentran Racing y Sporting con 24 puntos, al acecho de lo que pueda ocurrir con el Submarino Amarillo.

Ayer se anunció que Lotina sería el encargado del salvamento. Lotina es un tipo curtido en crisis y sabe lo que significa el reto. En su caso, podría incluso dar por terminada su carrera ya que el año pasado descendió con el Deportivo La Coruña y un nuevo descenso podría ser demasiado para su Currículum.

El Villarreal se ha venido abajo en las últimas fechas en las que suma apenas un punto de 15 posibles, por lo que la sustitución de Molina no sorprendió a muchos, como tampoco la contratación de Lotina que es un viejo lobo de mar que acumula 20 años de bagaje en equipos españoles.

Entre los momentos más brillantes de la carrera de Lotina destacan la Copa del Rey obtenida con el Espanyol de Barcelona en 2006, la Copa Interloto con el Deportivo en 2008, la clasificación a Champions con el Celta de Vigo en la que ha sido la mejor campaña de la historia de ese equipo, el ascenso a Primera División del Numancia y por supuesto, del Osasuna.

Pero también tiene su historia negativa ya que también sabe lo que significa descender. Inició la temporada 96-97 con el Logroñés y fue despedido en la fecha 10, pero el equipo jamás levantó y terminó bajando a segunda. Una década después, fue contratado en la etapa final del torneo para salvar a la Real Sociedad, pero no pudo lograrlo y el equipo también terminó descendiendo a segunda. Con el Deportivo la Coruña tuvo tres buenas temporadas pero en la cuarta el equipo ya no respondió y terminó descendiendo.

Así las cosas, Lotina ha tomado las riendas del Submarino Amarillo en la recta final con la intensión de salvarlos del descenso y lo primero que ha dicho es que "no se puede cambiar la mentalidad y el estilo de un equipo" y que gusta del orden y el esfuerzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario