martes, 6 de marzo de 2012

Angustioso pase

El Arsenal puso toda la carne al asador y se quedó a tan sólo un paso del milagro al vencer 3-0 al AC Milánen el Emirates. Como era de esperarse, los pupilos de Arsene Wenger se lanzaron con todo desde el silbatazo inicial y anotaron el 1-0 apenas al minuto 6 del primer tiempo gracias a un buen movimiento en el tiro de esquina que dejó solo a Koscielny que cabeceó sin piedad para anotar.

Con la moral ya en alto, el Arsenal arremetió sobre los italianos que se pararon atrás, esperando rebotar los ataques de los gunners que imprimían toda la velocidad posible en sus avances y asfixiando a sus rivales como pocas veces puede verse. La presión fue rindiendo frutos al igual que los desdoblamientos y movimientos ofensivos planteados por el Arsenal y el Milán quedó encerrado en su campo, defendiendo, tratando de resistir los embates.

El segundo gol cayó al minuto 26 por conducto de Rosicky que aprovechó un mal rebote de la defensa milanesa y clavó la estaca en el rincón, lejos del alcance del arquero italiano y puso más presión sobre el Milán. Los gunners estaban vivos y buscaban hacer el milagro alentados por su gente.

Al minuto 43 sobrevino la locura, Chamberlain se colaba por la banda derecha y fue detenido por dos defensas italianos ante lo cual el árbitro marcó la pena máxima que Van Persie ejecutó magistralmente para anotar el 3-0 y dejar a los gunners a un paso del milagro que se habían planteado en días pasados y que muy pocos creían posible.

Sin embargo, sobrevino el descanso y Allegri reorganizó a su equipo para la segunda parte en la que el Milán se asentó mucho mejor y jugó como debió haberlo hecho desde el principio. Esto se conjugó con el cansancio de los gunners que terminaron por desfondarse y ya no pudieron dar el paso extra que requería la hazaña aunque sí tuvieron sus oportunidades, al igual que los rossoneri.

La batalla se enfureció en la segunda parte en la que los dos equipos atacaron y defendieron como los grandes en busca de finiquitar el partido aunque los porteros también hicieron lo suyo e impidieron que el marcador se volviera a mover. En definitiva, el Arsenal ha caído pero lo ha hecho con las botas puestas y la cara al sol, luchando hasta el último instante e intentando por todos los medios completar la hazaña que requería esta ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario