domingo, 25 de marzo de 2012

Dos rugidos del campeón

Hoy se enfrentaron en CU dos equipos bien aplicados y cuyo funcionamiento basan en un buen manejo defensivo. Hoy chocaron dos estrategas que son viejos conocidos y que compartieron cuna y colores. Hoy se vieron las caras dos cuadros universitarios que acostumbran correr y pelear balones en todo lo largo y ancho del terreno de juego.

Ambos equipos anotan pocos goles. De hecho, hasta antes del partido de hoy, la diferencia en goles anotados entre ambos equipos era de apenas 2 tantos, pero Tigres llegaba peleando el liderato mientras Pumas lo hacía buscando puntos para mantenerse en la pelea por un lugar en la Liguilla.

Al Tuca de alguna manera se le complica la cancha de CU, en la cual no había podido ganar, hasta hoy, desde que salió de Pumas y enfrentó a su ex equipo como sabe hacerlo, bien plantado defensivamente y acomodando a su equipo para cortar las salidas del rival y atacar por las bandas, abriendo el campo y haciendo circular el balón en busca de una oportunidad para taladrar el área enemiga.

Tigres no fue a CU a encerrarse ni mucho menos. De hecho, pudo ejercer un ligero dominio sobre el equipo local y la presión que ejercía desde la salida de los Pumas le rindió frutos ya que provocaron errores que fueron bien aprovechados por los norteños.

Tigres se fue al frente en el marcador cuando corría el minuto 35 por conducto de Emmanuel Cerda y durante los minutos finales del primer tiempo aprovechó el desconcierto de Pumas para presionar en busca del segundo gol, aunque no tuvo suerte para concretar. Si bien Tigres presionaba, lo hacía sin perder el orden y con la calma y confianza que le daba el ir arriba en el marcador.

Al salir al segundo tiempo, Memo Vázquez mandó a sus Pumas más al frente en busca del gol que les diera el empate pero los capitalinos lo hicieron con más ganas y empuje que futbol, por lo que sus embates fueron bien frenados por la curtida defensa norteña que impidió que las ofensivas locales se tradujeran en jugadas de peligro.

Pese a la insistencia de los Pumas, eran los Tigres los que mostraban mayor peligrosidad al ir al frente. Los del norte presionaban la salida de Pumas y los obligaban a retroceder continuamente, hasta que en una de tantas, un error en la salida fue bien aprovechado por Damián Álvarez quien sirvió un centro pasado para la llegada de Lucas Lobos quien contó con la fortuna de que un defensa de la UNAM desviara el balón para introducirlo en su propia puerta y sellar así el 2-0 para Tigres de U de NL.

La falta de un cerebro que diera pausa e ideas a la media ofensiva de los Pumas se hizo patente y los universitarios no lograron penetrar a la muy bien organizada defensa del actual campeón del futbol mexicano. La experiencia esta vez venció al ímpetu y el Tuca salió con la victoria de CU para mantener a Tigres en la pelea por el primer lugar de la tabla de competencias y complicar aún más las posibilidades de clasificación de los Pumas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario