miércoles, 14 de marzo de 2012

Ataque demoledor

Mucho se había hablado de los problemas por los que atraviesa el Bayern de Múnich y por la forma en la que el Basilea había silenciado a su ofensiva en el partido de ida en Suiza y la respuesta de los alemanes no podía ser más contundente, demolieron a los suizos 7-0.

Si había alguna duda sobre la capacidad de este Bayern, ha quedado fincada. Los alemanes atacaron en ráfagas y destrozaron cualquier intento de supervivencia que hubiera podido plantearse el Basilea.

El Bayern no es en nada parecido al Barcelona, le importa un bledo la construcción de las jugadas y el toque del balón por el medio campo. No le interesa en lo más mínimo el tiqui taca que ha hecho famosos a los azulgrana. El Bayern es fiel al instinto y estilo de juego que por siempre ha hecho famosa a Alemania: fuerza, ímpetu, verticalidad y contundencia.

El Basilea se vio ampliamente superado por el Bayern con el estilo propio de los alemanes: centros al área. Una vez arrinconados los suizos, era cuestión de tiempo y puntería para desmoronar cualquier intento de rebelión. El Basilea sucumbió ante la fuerza e insistencia del Bayern que fue demoliéndolos con saña y sin perdón.

Robben anotó el primero a los 11 minutos de juego, Müller el segundo al minuto 42 y antes de salir al descanso, Mario Gómez comenzó su festín con el 3-0. Al minuto 50 Mario Gómez volvió a hacerse presente en el marcador y al minuto 61 y 67 lo hizo de nuevo. El 7-0 fue anotado por Robben al minuto 81.

Definitivo, el estilo del Bayern, clásico estilo de equipo alemán, está diseñado para gente como Mario Gómez, un delantero fuerte, contundente que sabe cabecear y que muy pocas veces perdona. Ayer se sirvió con 4 goles, dejando en claro su peligrosidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario