miércoles, 21 de marzo de 2012

Resbalón en el Madrigal

El Real Madrid ha vuelto a dejar ir 2 puntos y suma 4 en 2 jornadas, reviviendo de lleno las esperanzas del Barcelona para disputarle la Liga. Esta vez ha sido el Madrigal el testigo del nuevo resbalón merengue que terminó empatando a 1 con el Villarreal en lo que fue el estreno de Lotina como su técnico.

De entrada, Mourinho volvió a las andadas y optó por lo físico con un medio campo que incluía a Lass y Khedira. Haciendo caso omiso de los problemas por los que atraviesa el Villarreal, el técnico portugués buscó pelear en lugar de jugar futbol y su equipo se metió en problemas. Lamentablemente para el técnico luso, en el pecado llevó la penitencia porque el doble escudo no permitía que pase nada pero tampoco creaba, por lo que el Madrid quedó chato en la ofensiva.

La realidad es que ambos cuadros se enfrascaron en una densa lucha sin ideas. En el partido hubo de todo, menos futbol o creatividad hasta que Özil rompió el desorden con un toque brillante de taquito para que Cristiano Ronaldo convirtiera en gol.

Lamentablemente para el Madrid, su estrategia medrosa dio vida al Villarreal. De nuevo, una falta innecesaria dio origen a la tragedia. Altintop, que había entrado en lugar del amonestado Lass, cometió juego peligroso y Senna aprovechó la oportunidad para anotar el 1-1.

Mourinho montó en cólera y no sólo no pudo ver la clara falta de su jugador sino que saltó contra el silbante que terminó expulsándolo y todo provocó que el Madrid se saliera de concentración y jamás pudiera entrar de nuevo en el partido. Sergio Ramos y Özil también terminaron expulsados y  por más que sus 9 compañeros lo intentaron al final, ya no fue posible rescatar un partido que terminó en empate pero que había comenzado con un planteamiento erróneo y se torció al enloquecer Mourinho después de que otra falta innecesaria madridista les costara el gol del empate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario