domingo, 11 de marzo de 2012

Polémico triunfo

¿Quién dijo muertos? Las chivas Rayadas del Guadalajara están más vivas que nunca y han ligado su tercer victoria en forma consecutiva. Hace tiempo que no se sentía este sabor de clásico con estadio lleno y dos equipos grandes disputándose más que tres puntos, como debe de ser.

Los Cementeros plantearon el partido al contragolpe. Cedieron la iniciativa al Rebaño y se replegaron en zona defensiva para responder con rápidos contragolpes comandados por su creativa media, pero en ocasiones exageró hasta el punto de que sólo dejaban a una persona al frente y requería de desdoblamientos que eran bien cubiertos por la cada vez mejor plantada defensiva del chiverío.

Desde el silbatazo inicial, las Chivas se fueron al frente y buscaron abrir espacios pero se toparon con un muro defensivo doble que les impedía tener la profundidad requerida para crear jugadas de peligro y cuando lograban superar a la defensa se topaban con Jesús Corona que pide a gritos la titularidad de la Selección Nacional y está en un gran momento.

En la primera mitad, los celestes sólo pudieron generar dos jugadas de gol. Lamentablemente para el Rebaño, una de estas terminó en las redes y los azules se fueron al frente 1-0. Christian Giménez mandó un disparo potente que se estrelló en el ángulo superior derecho de la portería de Michel y Emanuel Villa fue el único que se movió a tiempo y cabeceó solo para anotar el primer gol del partido.

Las Chivas habían dominado el juego pero se tenían que ir al descanso con el marcador adverso. En el medo tiempo no hicieron grandes cambios, salieron a la segunda mitad con la misma estrategia pero ahora con más insistencia. Cruz Azul, por su parte, tomó la decisión de replegarse aún más y encaró mayores problemas para generar sus desdoblamientos ya que la presión de las Chivas era desde el momento mismo en que los azules tomaban posesión del esférico.

Todo parecía indicar que el Cruz Azul se saldría con la suya y que las Chivas verían rota su cadena de triunfos pero en el minuto 88 la diosa fortuna le sonrió al Guadalajara. El Cubo Torres disparó con potencia dentro del área y, para su buena fortuna, Néstor Araujo desvió el balón y este terminó incrustándose en la portería defendida por Jesús Corona para el 1-1.

Si bien las Chivas no se conformaron y buscaron de inmediato ir al frente, no se veía por donde pudieran volver a hacer daño hasta que, en un error infantil, Néstor Araujo le dio un cabezazo en la nuca al Cubo cuando el balón estaba jugándose lejos de ellos y el árbitro al detectar esto, marcó de inmediato la pena máxima.

El encargado de ejecutar el castigo fue Héctor Reynoso quien anotó así el 2-1 final que hizo reventar de júbilo al Omnilife. La proeza se había logrado. Las Chivas le habían dado la vuelta al marcador y habían vencido 2-1 al Cruz Azul. Con la polémica y emoción de un partido entre dos grandes.

Lamentablemente, algunos jugadores del Cruz Azul no tomaron a bien los festejos finales de las Chivas y fueron a buscar camorra pero afortunadamente todo se quedó en conato y la cosa no pasó a mayores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario