martes, 13 de marzo de 2012

Octavos en la Champions

El APOEL hizo su tarea y eliminó al Olympique de Lyon y pasó a cuartos de final en la Champions y hoy continuará la acción con dos partidos que arrancan con el mismo marcador de 1-0.

Bayern de Munich tendrá que superar el marcador adverso ante el Basilea, mientras que el Inter se enfrentará al Marsella. Lamentablemente para los dos equipos grandes, su situación no es la ideal y enfrentan el compromiso con muchas dudas y cierta presión en sus medios locales.

El Bayern tiene el orgullo herido después de la derrota recibida en Suiza ante un equipo que en nada puede compararse con él en cuanto a historia y por supuesto, títulos. Para el Bayern, el hecho de que la final de la Champions se juegue en Munich y en su estadio, hace que se convierta en una prioridad llegara a ella.

Karl-Heinz Rummenige ha sido enfático al declarar a la prensa que "el 19 de mayo se juega la final en nuestro campo y no podemos despedirnos sin más en los octavos de final. Debemos trabajar duramente para salir de la letrina en la que hemos ido cayendo". Duras palabras ante un equipo descorazonado que cayó apenas 1-0 ante el Basilea suizo.

Se dice que hay problemas entre las grandes estrellas del Bayern y que el técnico Heynckes tiene dificultades para conciliarlos. Robben tiene fama de ser conflictivo y egoísta y las decisiones del técnico en cuanto a la rotación de sus jugadores hay causado molestias en algunos de sus jugadores importantes, pero aún así, el Bayern tiene plantel para pasar sobre el Basilea, imponer la lógica y seguir avanzando.

El Inter de Milán es otro de los grandes y también está en apuros. A diferencia del Bayern, el rival del Inter sí tiene en su haber un título de la Liga de Campeones de Europa y tiene tanto historia como oficio en estas lides. Marsella no anda del todo bien ya que acarrea 4 derrotas consecutivas en la Ligue 1, por cierto, una de ellas ante el Ajaccio de Guillermo Ochoa, pero si bien tienen la pólvora mojada, no se espera ante el Inter un festín de anotaciones ya que tampoco los italianos andan en moto y han sufrido para anotar goles.

El Inter tendrá que derrotar forzosamente al Marsella para avanzar pero los franceses nunca han perdido en el Giuseppe Meazza, lo cual da una idea del oficio de los de Francia, un club en el que aún se tienen gratos recuerdos de quienes fueron sus estrellas de antaño, jugadores grandes como Alain Giresse, Jean Pierre Papin o bien, un más cercano Didier Drogba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario