viernes, 9 de marzo de 2012

Enorme conquista

Marcelo Bielsa ha logrado que el Athletic suba considerablemente su nivel en la Liga Europa y el Manchester United ha sido testigo del hecho. El Athletic ha logrado una enorme conquista y puede presumir de ser el primer equipo español que derrota a los Diablos Rojos en el mismísimo teatro de los Sueños, Old Trafford.

Si bien Sir Alex Ferguson había declarado que este torneo no le interesaba y que centraría sus esfuerzos en ganar la Premier League, puso en el campo de juego a varias de sus estrellas, pero no contaba con el juego ofensivo e irreverente del Athletic que tomó el balón y el control del partido.

El Manchester United se fue al frente con un gol de Wayne Rooney y, a partir de ahí, cedió el control del partido y se agazapó en su defensa en espera de cuajar los contragolpes, algo que comúnmente hace y que sabe hacer muy bien, pero no contaba con el arrojo y atrevimiento de estos bilbaínos que fueron tomando confianza y le lograron dar la vuelta al partido.

Los llamados Leones del Athletic de Bilbao fueron de menos a más y comenzaron a empujar muy fuerte sobre la defensa del Manchester que se fue quedando sin recursos para salir y tuvo que recurrir continuamente a pelotazos para desahogar su situación. El ritmo del partido fue marcado por el Athletic que arremetía con fuerza y luego bajaba el ritmo, como para adormecer un poco a los ingleses pero muy pronto volvía con sus latigazos, liderado por Llorente quien fungió como el eje del ataque y marcó el paso de los de Bilbao.

Tanto fue el cántaro al agua, hasta que se rompió. Antes de terminar el primer tiempo, Llorente sirvió un pase para Susaeta y este cabeceó a gol para darle un valioso empate al Athletic que se motivó aún más con esto y se lanzó con más atrevimiento al frente.

Tras el descanso, Bielsa motivó a sus pupilos para que no se conformaran y se lanzaran por más, cosa que lograron gracias a su insistencia y buen manejo de la pelota. En el minuto 72, De Marcos anidó de nuevo el balón en el marco de De Gea que ya había tenido que emplearse a fondo en múltiples ocasiones para mantener el empate pero que nada pudo hacer en esta.

El 3-1 cayó en un rechace de De Gea ante un fuerte disparo de un delantero del Athletic que salió en fuera de lugar y el balón fue rematado por Muniain. Fue un duro clavo en el ataúd de los Diablos Rojos que, sin embargo, reaccionaron y unos instantes más tarde lograron el 3-2 por conducto de Wayne Rooney que ejecutó magníficamente bien una pena máxima marcada por el árbitro debido a unas manos dentro del área de Bilbao.

El arrojo y el atrevimiento del Athletic como como premio una enorme conquista: El Teatro de los Sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario