domingo, 4 de marzo de 2012

Contra un muro

El Tottenham Hotspur es el segundo mejor local de la Liga Premier, sólo detrás del líder Manchester City, pero tiene enfrente al mejor visitante de la competencia, el Mancjester United, por lo que Harry Redknap ha preparado a su equipo para ir al ataque en busca de herir desde temprano a los Diablos Rojos que se parapetaron muy bien atrás y si bien fueron dominados desde el inicio, lograron evitar las jugadas de peligro.

Tottenham tomó el control del partido y dominó plenamente pero no fue capaz de generar jugadas de peligro y únicamente Adebayor fue capaz de inquietar a una bien acomodada defensiva del Manchester United que parece cómodo esperando, agazapado en busca de una oportunidad para lanzar un zarpazo.

Las mejores oportunidades del Tottenham llegan cuando toman mal parado al Manchester al robarle un balón en la salida o cuando De Gea pone el balón en un contrario al despejar. Sin embargo, cuando corría el minuto 36, el árbitro anuló correctamente un gol a Adebayor debido a una mano.

La estrategia planteada por Ferguson de esperar da resultado a la perfección ya que los Spurs son bien nulificados y los Diablos Rojos anotan en su única oportunidad por conducto de Wayne Rooney que cabecea implacable en el área chica en un tiro de esquina para anotar el primer gol del partido.

Los Spurs salieron más agresivos para el segundo tiempo y muy pronto pusieron a trabajar a De Gea que, sin embargo, estuvo bien aplicado y salvó a su meta, manteniendo el empate en el marcador. Tottenham busca profundidad, juega por las bandas e intenta abrir el campo para romper el magníficamente bien implementado muro defensivo de unos Diablos Rojos que mantienen la estrategia de aguantar y esperar.

Cuando el acoso sobre la puerta del Manchester United parecía insoportable vino la respuesta en un saque de banda que lanza a Nani al fondo y este manda un pase raso al corazón del área chica que termina en los pies de Young quien casi sin ángulo anota el 2-0 fulminante. Dos goles en dos llegadas al arco, no cabe duda de la peligrosidad de un equipo como el Manchester United que mantiene así el acoso sobre el líder del actual campeonato, su vecino y peor enemigo, el Manchester City.

El gol le dio confianza al equipo de Ferguson que comenzó a jugar más el balón, rotando a su gente e intentando con mayor fluidez tener el balón e ir al frente. En el minuto 69, Young logró un golazo desde fuera del área, poniendo el balón fuera del alcance del portero y el marcador 3-0, contundencia ante todo.

Con el partido resuelto y a falta de 3 minutos para finalizar, Defoe robó un balón cerca del área de los Diablos Rojos y evitó que los Spurs fueran dejados en cero en su propio campo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario