sábado, 3 de marzo de 2012

Rompiendo el equilibrio

Arsenal logró quebrar el invicto en casa del Liverpool al vencerlo 2-1 en un partido por demás parejo en el que Van Persie terminó siendo determinante para romper el equilibrio entre ambos clubes.

Liverpool dominó gran parte del partido e incluso se fue al frente en el marcador al minuto 23 gracias a un autogol de Laurent Koscienlny. Sin embargo, el Arsenal logró asentarse y se fue metiendo al partido para nivelarlo e, incluso, ejercer cierto dominio, lo cual no evitó que Liverpool respondiera con poderosos ataques y que en uno de estos, le cometieran un penal a Luis Suárez, aunque para su mala fortuna, Szczensy adivinó el disparo, rebotó el balón y luego detuvo también el contra remate.

Tres minutos después vino el gol del Liverpool gracias a un autogol de Koscienly. Sin embargo, los Gunners no bajaron los brazos y muy pronto igualaron los cartones por conducto del héroe del día y de muchos partidos del Arsenal, Van Persie, que cabeceó de forma impecable un centro de Sagna para decretar el 1-1 con el que se irían al descanso.

Al inicio de la segunda mitad, los locales se volcaron al frente y encerraron a los Gunners que supieron manejar la situación y se ordenaron muy bien, de tal forma que el dominio territorial y del balón que ejercieron los locales no pudo traducirse en jugadas de gol ni mucho menos en más anotaciones.

Cuando todos daban por descontado el empate, volvió a aparecer Van Persie que, con su indudable talento, rompió el equilibrio pactado y decretó la derrota del Liverpool. Song lanzó un pase largo que el holandés controló de forma magistral y remató con un disparo potente y bien colocado que se anidó pegado al palo para vencer al español Reina que nada pudo hacer.

Ya no había espacio para más, corría el tiempo de reposición y el daño estaba hecho. Van Persie había condenado al Liverpool y les rompió el invicto en Anfield, 2-1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario